¿Qué es una marca personal? Aprende cuáles son sus pilares, sus beneficios y como construirla.

  • Categoría de la entrada:Branding
  • Tiempo de lectura:15 minutos de lectura

POST DEL TEMA

BRANDING

Branding y Contenidos

Romi Closetismo

Qué es una marca personal
 

Cuando empecé a emprender no tenía ni idea de lo que era construir una marca personal. Yo solo me dedicaba a educar en moda sostenible. Compartía contenidos y recursos gratuitos en mis redes sociales para ayudar a las personas a divorciarse de la moda rápida.

Después de un año compartiendo contenidos, recibí un mensaje de una seguidora pidiéndome asesoramiento para despegar su proyecto como mentora de moda sostenible. Ella fue mi primer cliente. La conseguí de casualidad: yo solamente estaba compartiendo contenido que me apasionaba. Ella había estado leyendo mis posts y me había elegido como referente para guiarla en su emprendimiento.

Ahí fue cuando me di cuenta del verdadero poder de una marca personal. En este artículo voy a contarte que es una marca personal, cuáles son sus pilares y sus beneficios y cómo podés construirla.

Tabla de Contenidos

 

¿Qué es (realmente) una marca personal?

Vas a encontrar quien dice que la marca personal es la huella que dejamos en las personas, y esto es así, aunque trillado, porque tiene que ver con cómo nos perciben las personas.

También vas a cruzarte con personas que te prometen ayudarte a crear tu marca personal, aunque esto no puede ser más falso: una marca personal no se crea, porque todos la tenemos, todas tenemos recursos, habilidades, conocimientos, competencias y experiencia que impactan en otras personas.

La marca personal se construye y se gestiona; esto es: dirigir y administrar tus recursos para conseguir armar una empresa, con base en tus particularidades.

Además de importar tus conocimientos y tus competencias técnicas, importan tus habilidades y todos los recursos que adquirís en tu vida en base a tus experiencias. Esto es lo que efectivamente te diferencia y te permite dejar esa famosa huella en las personas.

A mí me gusta usar el término diseñar porque lo entiendo como una actividad de creación que tiene como objetivo dar origen a productos útiles para un determinado grupo de personas. El hecho de crear productos desde nuestros recursos intangibles, creo que es algo digno de ser diseñado.

Además, cómo soy diseñadora de profesión, tengo incorporado el pensamiento de los diseñadores, o más conocido como design thinking, así que uso esos recursos para conectar mis atributos con necesidades que detecto en el mercado.

Esto es lo que todas deberíamos hacer para monetizar lo que ya sabemos: tomar consciencia de ese caudal y convertirlo en bienes que aporten valor al mundo y que, luego, intercambiaremos por dinero.

6 Beneficios de construir una Marca Personal

Son muchos los beneficios de construir tu marca personal pero quiero resaltar 6 de ellos:

  • Diferenciarte de otros profesionales.
  • Posicionarte como referente en tu sector.
  • Crecer tu de red de contactos gracias al networking.
  • Generar confianza: las personas proporcionan más seguridad que los logos. Esto, además, te permite influir en tu mercado.
  • Crear comunidad, lo cual te ayuda a atraer personas que buscan resolver un problema con la solución que brindas.
  • Diversificar tus ingresos: cuando te posicionas como autoridad en tu sector empiezan a surgirte propuestas para nuevos proyectos y la posibilidad de representar otras marcas

Los 3 Pilares de la Marca Personal

Los 3 pilares de una marca personal decantan del rumbo del mundo actual: es innegable que la pandemia aceleró nuestra forma de consumir y de relacionarnos.

Esto deviene de una transición del paradigma que se venía gestando hace mucho tiempo: de TENER para SER. Estamos viviendo en la era del conocimiento y la comunicación digital; por lo cual nuestro objetivo, hoy, es SER, para luego, TENER.

La autogestión es una habilidad primordial que nadie nos enseñó pero, si buscas vivir de tu marca personal, necesitas incorporarla.

Tu titulo profesional no es importante si no sos plenamente consciente de quien estás siendo hoy, para que servís, cuales son los beneficios que podés aportar para mejorar la vida de los demás y no contas con herramientas para darlo a conocer al mundo.

pilares de marca personal

Pilar 1: la imagen personal

Trabajando tu imagen personal descubrís tu propósito y aprendes a SER.

La imagen personal es un potente recurso de autoconocimiento que implica tener una profunda conexión con vos misma, conocerte en profundidad y gestionar tu inteligencia emocional y social, porque vas a necesitar muchas habilidades sociales, y de comunicación, para interactuar con otras personas que te van a ayudar a conseguir tus objetivos.

Tu imagen personal está formada por 4 imágenes:

La Imagen pública: es la base de tu comunicación interpersonal y mantiene una relación directa con la opinión que los demás tienen de vos.

La Imagen física: es la materialización de quien sos: tu cuerpo.

La Imagen ideal: es una construcción que tiene que ver con tus aspiraciones: lo que te gustaría ser. Se basa en tus necesidades: cambian tus necesidades, cambian tus ideales.

La Imagen interna: es tu yo interno, tu autoimagen, tu identidad como persona. Representa lo que te decís, en base a tu autoconcepto y de ahí surgen millones de posibilidades que se te abren o cierran.

Pilar 2: Negocio

Solo podés construir tu emprendimiento, que es una extensión de tu propio ser, una vez que hayas trabajado a fondo tu imagen personal. Para construir un negocio rentable y sostenible es clave que seas consciente de tu vocación, que conozcas tu propósito y que aprendas a planificar en función de tu visión de futuro y que proyectes una imagen que refleje tu identidad, tu esencia, que te permita alinear tu ser con tu hacer.

Necesitas pulir tus habilidades personales para interactuar con tu red de contactos, innovar, tener proyección a futuro, diseñar estrategias que te permitan conseguir tus objetivos. Gestionar tus finanzas, ponerle precio a tu trabajo, gestionar tu tiempo y diseñar un modelo de negocios realista y centrado en tu cliente ideal y tu propuesta de valor.

Cuando intentas vender beneficios a los demás, necesitas saber cómo convertir tu idea, tu proyecto, en un negocio rentable para que tu aporte se traduzca en ingresos.

Pilar 3: Marketing

Ambos pilares necesitan darse a conocer. Para difundir tu individualidad y tu oferta, es conveniente que desarrolles una estrategia de marketing de contenidos. Posicionar una marca nunca fue tan fácil cómo hoy: publicar información valiosa para tus potenciales clientes es la principal (y más ecónomica) manera de conseguir que te conozcan.

El marketing de contenidos es la base de tu contacto con otras personas en el mundo digital y es lo que te va a permitir venderles. Este tipo de marketing se centra en los intereses de tu comunidad (grupo de personas que podés impactar). La clave es que entregues el mensaje adecuado en el momento y el lugar justo/oportuno. Términos como leads, embudos de ventas, landing pages, ctas, conversión, engagement, alcance, interacción, medición y viralidad surgen de este pilar y te permiten tener un espacio de reconocimiento en la nube y expandir tu mensaje.

Compartir contenidos en tus redes sociales, inertir en anuncios de Facebook y Google, y trabajar el posicionamiento SEO de tu blog son algunas de las estrategias que te ayudan a que las personas lleguen hasta vos.

¿Cómo construir una marca personal?

He visto que muchas personas igualan el concepto de marca personal con el de personal branding, y no son lo mismo.

La marca personal es todo lo que acabo de contarte y, si queremos buscar la analogía en inglés, el concepto correcto es personal Brand. Personal branding es el proceso de construir una marca.

Tal como se hace con las marcas comerciales, que buscan mostrarle al cliente las cualidades que tienen para que pueda reconocer que las hace diferentes, y, en consecuencia, elegiblse. Lo mismo hacemos con la marca personal en este proceso de transformar nuestra identidad en una especie de figura pública rentable.

La idea del branding es crear una imagen positiva en los clientes a través de activos intangibles, y busca generar un vínculo emocional y duradero con sus clientes. Este término aplicado a la marca personal, es hacer lo mismo, pero con una persona.

Con el objetivo de dar muestra de quien sos y en que sos buena, debes hacer foco en potenciar tus puntos fuertes; esos atributos que van a permitir que destaques en tu segmento de mercado, y compensar tus debilidades.

Articulo relacionado: Cómo construir tu matriz FODA personal

8 pasos para construir una marca personal

UNO

Definir tus valores (para esto, necesitas trabajar con tus creencias y reformular cualquier “verdad” que limite tu potencial. Es importante que sepas gestionar tus emociones y que entiendas que la vida emprendedora requiere un aprendizaje constante, por eso: educación y flexibilidad, son dos conceptos que siempre estarán presentes en este proceso de construir y posicionar tu marca.

DOS

Decidir cómo querés que te perciban, que te reconozcan, para elaborar un mensaje que transmita la personalidad de marca. Estoy segura de que tenés muchos atributos aunque no podés ser reconocida por todos. En este punto, te toca determinar claramente cuáles son esos atributos que vas a poner a disposición de la humanidad en este rol de marca.

TRES

Definir claramente a que te vas a dedicar. Lo ideal es que te dediques a algo que realmente te encante y te motive: eso que te sale de forma natural y sin esfuerzo. Puede ser que hoy lo veas como un hobbie: se trata de eso que elegirías hacer si no tuvieras que preocuparte por el dinero.

CUATRO

Elegí tu producto. Ya sea que ofrezcas productos físicos, infoproductos o servicios (productos intangibles), te toca definir qué es lo que vas a ofrecer para mejorar la vida de tu público objetivo. Mi recomendación es que empieces de a poco: elegí una opción, testeala en tu mercado y mejorala. Cuando esté consolidada, prueba con una nueva oferta. (escala de oferta para marcas personales)

CINCO

Establece objetivos claros. O por lo menos, tené un deseo. Acá, la clave, es hacerte cargo y actuar en consecuencia. No es justo que te conformes con objetivos pequeños porque te da miedo no conseguirlos. Podés, todas podemos. Para esto, necesitas equilibrar tu aspecto personal con el profesional. Por lo cual, debes contemplar tus objetivos personales, de posicionamiento (como querés ser reconocida como marca) y comerciales. También es importante que te des permiso para que no sea algo estático, porque si cambian tus necesidades, es un acto de amor propio y respeto, transformar tu negocio para que esté alineado con tu desarrollo personal.

SEIS

Diseña un plan de acción: en base a tus objetivos, tenés que planificar. Una vez que definís a donde querés ir, necesitas armar un plan de acción para emprender el camino que te lleve a ese estado deseado. Es probable que esto obligue a adquirir nuevas competencias, o conocimientos, sobre todo si tu intención es posicionarte en el mundo digital, pero no te quedes en la inacción por pensar que estás lejos de donde amarías estar.

Un ejercicio práctico para esto es hacer una lista de tus “Me encantaría”. Toma nota de todo lo que anhelas pero, todavía, lo mantenes en el plano de los sueños, o, peor aun, de lo imposible. Y después, revisa por que esos deseos todavía no son objetivos. Preguntate: ¿qué te impide trabajar para lograrlos? Ahí podrás reconocer los conocimientos, recursos, habilidades o herramientas que necesitas adquirir para materializar tus ideas.

SIETE

Definí tu cliente ideal. Que va a decantar de las habilidades que tenés. Tu cliente ideal tiene que ser alguien a quien le puedas mejorar la vida con tu aporte. No podés partir de un cliente para armar un negocio; aunque si podés partir de una necesidad. Es importante que definas claramente cómo es la persona que podés ayudar. Probablemente esa persona se acerque a una versión antigua de vos misma, porque en algún momento tuviste una necesidad o inquietud que te llevó a adquirir los conocimientos que tenés hoy.

OCHO

Diseña tu identidad de marca. Cuando tenés definida tu imagen física, tu identidad visual casi que decanta. Es mucho más fácil determinar la identidad visual de una marca personal que de una marca comercial, porque la marca personal siempre va a ir acompañada de tu persona; así que, podes conectar tu identidad visual con, por ejemplo, tu estilo de personalidad al vestir. Pero la identidad visual es solo una parte de tu identidad de marca. También es importante que definas tu identidad verbal y tu identidad no verbal. Determinar tu identidad de marca: como el ser humano que sos, la comunicación no verbal es un recurso que tenés que dominar a la perfección, de forma consciente, con todo lo que eso implica: tu comportamiento, tu tono de voz, tu vestimenta, gestos, movimientos, y todos los que excede lo meramente visual.

Estas son las bases para construir una marca personal. Después de esto, ya estás en condiciones de profundizar en la construcción de tu negocio. Si querés monetizar tu marca personal, es imprescindible que diseñes un modelo de negocio, definas tu estructura financiera y registres tu marca.

A nivel estratégico, vas a necesitas incorporar herramientas de marketing y tener, no te digo todas, pero si el 90%, de tus energías, enfocadas en desarrollar un negocio digital. Lo digital es el futuro, y es lo más rentable para vivir de tu Marca Personal.

¿Cuál es la magia de construir tu propia marca?

Que podés ganar dinero siendo vos misma. De hecho, esa es la gracia. Si intentas ser alguien más, se nota, y eso no vende. El secreto es ser como sos y armar tu planificación y tus estrategias en base a tu vida real, a tu ser; potenciando tus particularidades.

Descarga la Guía Definitiva para construir tu negocio de Marca Personal

Con esta guía vas a poder trazar un plan de acción a tu medida que te brindará la claridad y confianza para sentar las bases de tu negocio de marca personal.

ebook estrategia de construcción de marca

Recomendaciones finales

La marca personal es un camino, no es algo que definís un día, y listo. Porque si hay algo que cambia en esta vida, somos las personas. Así que, es importante, que te amigues con la incertidumbre y el cambio, dos conceptos que te van a conectar con nuevas posibilidades. Y acostúmbrate a hacer, a generar, porque no podés quedarte esperando que te descubran: el networking tiene que ser tu mejor aliado y necesitas tomar las riendas de tu vida profesional.

Mi mejor consejo: se vos misma, demostrá coherencia entre lo que decís y lo que haces, hace bien lo que sabes hacer, cobra lo que valés, compórtate de acuerdo a tus valores, genera compromisos y cumplí tus promesas (con otros pero, principalmente, con vos misma).

Sí me preguntas cuál es la palabra clave que define a una marca personal es claridad. Es importante que tengas claridad acerca de lo que querés cuáles son tus metas y tus objetivos. Nuestro principal desafío en la vida es encontrar nuestro lugar en el mundo, eso que vinimos a hacer. Encontrar cuáles son nuestros talentos únicos y ponerlos al servicio de la humanidad. Cuando trabajas tu marca personal podés conseguir la autorrealización. Te sentís con mucha energía y a la vez sentís paz y tranquilidad porque por primera vez en tu vida sentís que tenés un propósito.

Muchas veces cuesta encontrarlo porque estamos demasiado enfocadas en las obligaciones del día a día, y nuestras mentes son muy ruidosas. Pero una vez qué encontrás tu propósito, conseguís claridad para intencionar tus acciones.

No dejes que tu situación actual te impida soñar grande. Tu pasado no te define; lo que determina quién vas a ser es lo que decidas hoy.

Viniste a este mundo siendo única tu autenticidad es la clave de tu éxito. Ámate y valórate por lo que sos, nunca habrá nadie como vos. Y ese es tu poder.

Regalate tiempo para prestarte atención y bajar a un papel todo lo que querés conseguir en tu vida y en tu negocio. Esto te va a llevar tan lejos como vos quieras.

Deja una respuesta