GUIA DE BRANDING PARA MARCA PERSONAL

En esta guía de Branding para Marca Personal, vas a aprender:

(toca para ir al tema que quieras ver)

Vamos a empezar definiendo que es una marca.

La American Marketing Association dice que una marca es:

“un nombre, un término, una señal, un símbolo, un diseño o una combinación de algunos de ellos que identifica productos y servicios de una empresa y los diferencia de la competencia”

American Marketin Association Tweet

Los símbolos son un canal de comunicación entre lo que tenemos en la mente y lo que está en la mente de otras personas.

Acá hay dos palabras interesantes: identificar y diferenciar. El simple hecho de construir una marca ya te permite identificarte “todo lo que tenga estos atributos, esta marca, tiene que ver conmigo” y diferenciarte “todo lo que no tenga esta marca, no tiene que ver conmigo”

Una marca, entonces, es:

El valor que das, para resolver problemas de tus clientes.

La sonrisa que le dejas al cliente una vez que le solucionas su problema. 

La ventaja competitiva es marca. Una ventaja competitiva tiene que ser ventaja, tiene que ser mejor que lo que ofrece el otro, y tiene que ser competitiva. Tiene que ser algo que vos haga mejor y que mejore tu posición competitiva frente a quienes resuelven el mismo problema de la misma forma que vos.

La estrategia es marca. No solo quién querés ser, sino como vas a llegar a ser quién querés ser. Y, obviamente, ponerlo en acción.

La acción es marca. Decir “quiero llegar a ser esto en este tiempo, y para eso voy a hacerlo de esta forma”, es parte de tu marca.

Una marca es vida. Se transforma en un símbolo para llegar a las demás personas. Esta simbología asociativa está viva, y las marcas vivas se van construyendo con el tiempo.

Los atributos intelectuales y racionales, son marca. Ser buena, cumplidora, barata, buena calidad, son características que hacen a la lógica de tu marca.

Como haces sentir a tu cliente, es marca. La emoción que le pasa por el cuerpo a tu cliente cuando recibe algo de tu marca.

La lógica + la emoción le dan vida a la marca, que tiene entidad gracias a todos estos atributos.

¿Donde existe una marca?

Lo cierto es que las marcas están en todas partes, todo lo que está a tu alrededor, tiene marca. Pero en realidad, las marcas solo existen en la mente de los consumidores. Cuando consumís una marca, no solo te asocias a lo que la marca dice y piensa que es, sino que, además, te asocias con lo que la marca refleja o genera en todos los consumidores.

¿Qué es, entonces, la Marca Personal?

Vas encontrar quien dice que la marca personal es la huella que dejas en las personas, y esto es así, aunque trillado, porque tiene que ver con cómo te perciben las personas.

Es un concepto de desarrollo personal pero, también, es un concepto de marketing.

Además de importar tus conocimientos y tus competencias técnicas, importan tus habilidades y todos los recursos que adquirís en tu vida, en base a tus experiencias.

Tus valores son clave a la hora de buscar posicionamiento a través de tu marca personal, porque son los que definen como vas a hacer todo lo que hagas en nombre de tu marca.

La Marca Personal, ¿se crea?

La marca personal no es algo que se crea, porque todas la tenemos, todas tenemos recursos, habilidades, conocimientos, competencias y experiencia.

Lo que podés hacer con tu marca personal es construirla y gestionarla. Gestionar tiene que ver con dirigir y administrar tus recursos para conseguir armar un negocio, con base en tus particularidades.

A mi me gusta usar el termino diseñar porque lo entiendo como una actividad de creación que tiene como objetivo crear objetos útiles. El hecho de crear productos desde tus recursos intangibles, creo que es algo digno de ser diseñado.

Esto es lo que todas deberíamos hacer para monetizar lo que ya sabemos: tomar consciencia de ese caudal y convertirlo en bienes que aporten valor al mundo y que, luego, intercambiaremos por dinero.

BASES PARA CONSTRUIR TU MARCA PERSONAL

La marca es una entidad y como toda entidad tiene una identidad.

La clave es definir claramente tu identidad (o sea, quien sos, que recursos tenés, que sabes hacer, todo lo inherente a tu historia y tu experiencia), tu misión (tu por qué), tus valores (tu cómo), tu aporte al mundo, tu promesa (tu qué), tu propósito, o visión (tu para qué) y tu cliente (a quién).

Estos 6 puntos, el quién, el por qué, el cómo, el que, el para qué y el a quien son la base para construir una marca basada en una persona, con sentido, para reconocimiento en su área.

Marca Personal y Personal Branding, ¿son lo mismo?

Si querés googlear, van a encontrar quienes igualan el concepto de marca personal con el de personal branding, y no son lo mismo.

La marca personal es todo lo que acabo de contarte y, si qués buscar la analogía en inglés, el concepto correcto es Personal Brand. Personal branding es el proceso de construir una marca. Tal como se hace con las marcas comerciales, que se busca mostrarle al cliente las cualidades que tiene para que pueda reconocer que la hace diferente, y, en consecuencia, elegible, lo mismo hacés con tu marca personal en este proceso de transformar tu identidad, en una especie de “figura pública rentable”.

La idea del branding es crear una imagen positiva en tus clientes a través de activos intangibles, y busca generar un vínculo emocional y duradero con ellos. Este término, branding, aplicado a la marca personal, es hacer lo mismo, pero con una persona.

¿Qué es el branding?

El branding, entonces, es el proceso de construir una marca. Es un punto clave para el marketing y para posicionarte y, por supuesto, ser elegible.

Se trata de una serie de prácticas para establecer y desarrollar una marca en el mercado, con foco en el largo plazo.

Es cualitativo, es decir, no es que podés medirlo en términos numéricos, como por ahí podés hacerlo con las ventas. Esto puede hacer difícil optimizar el branding.

El objetivo del branding es despertar sensaciones y crear conexiones conscientes e inconscientes con los consumidores; crear una relación más allá de lo comercial. Querés establecer un vínculo, ser recordada, ser extrañada. Tu marca tiene que estar asociada a un concepto y posicionarse con ese concepto en la mente de tus clientes.

Es la narrativa que estableces con el mercado, la comunicación.

¿Cómo se conforma una Marca Personal?

En este proceso de branding, de construcción de marca, hay algunos elementos que constituyen a la marca como tal.

Por un lado, está la identidad de tu marca y, por otro, las estrategias. Trabajar estos dos puntos con nitidez te permite posicionartes en la mente de los consumidores.

Para empezar a construir tu Marca Personal, debes diseñar un esquema de NITIDEZ.

Construir una marca implica crear un sistema de identidad. En el caso de la Marca personal, no se crea el sistema, sino que se adapta a tu identidad personal.

NITIDEZ EN TU IDENTIDAD DE MARCA

Tenés que depurar y simplificar tu mensaje. Tiene que ser un mensaje fácil de recordar para adueñarte de una categoría (o rubro).

La nitidez en tu identidad de marca la lográs cuando estableces los siguientes puntos:

TU IDENTIDAD VERBAL: LO QUE DECÍS

Esto es la voz de tu marca.

Está compuesta por tu nombre, y el tono de tu comunicación: tu personalidad. Las palabras, las frases y el lenguaje que elegís usar deben ser una extensión de la identidad de tu marca. Tenés que hablar en el lenguaje que habla tu mercado.

Es clave que desarrolles la personalidad de tu marca, con todo lo que eso implica.

Pasos para definir la voz de tu marca.

  1. Determina tus valores.
  2. Definí como vas a mostrar tu personalidad. Siempre intenta ser lo más real posible.
  3. Definí tu lenguaje, en base a tu público ¿Qué tipo de palabras vas a usar? (no a los tecnicismos)
  4. Determina tu propósito. ¿Qué querés conseguir cuando entables conversación con tu audiencia? Educar, divertir, vender, comunicar, etc.
  5. ¿Qué tono vas a usar para conectar con tu público? Coporativo, informal, cercano, informativo, humorístico, etc.
  6. ¿Qué carácter van a tener tus mensajes? Personal, emocional, directo, ilustrativo, etc.

Además del tono y del lenguaje de comunicación, siempre tenés que tener en cuenta:

  • Ser educada.
  • Usar bien la gramática y la ortografía.
  • Se respetuosa ante la diversidad.
  • Ser profesional (lo cual no implica ser formal o aburrida; esto debe adaptarse a tu tono de comunicación)

No podés enviar mensajes contradictorios. El mensaje tiene que ser único y tiene que nuclear lo que sos. La coherencia del mensaje tiene que ser total.

TU IDENTIDAD NO VERBAL: LO QUE HACÉS

Se trata de tus comportamientos.

Tus gestos, entonaciones, posturas, signos y señales. Básicamente, lo no verbal.

Cuando lo verbal y lo no verbal (también llamado corporal o analógico) están alineados, la comunicación es clara.

Lo no verbal, condiciona al contenido, al lenguaje.

De la totalidad de tu comunicación:

  • El 10% se conforma por palabras,
  • El 7% por neustro mensaje,
  • El 35% por el tono de tu voz y
  • El 45% por tu lenguaje corporal.

Es decir que la mayor parte de tu mensaje se envía de forma no verbal.

No sólo importan las palabras, el tono de voz revela lo que uno está pensando o sintiendo. Y esto condiciona la actitud, respuesta o reacción de tu cliente.

Los siguientes aspectos forman parte de la comunicación no verbal:

  • El uso, el volumen, el ritmo y el tono de tu voz.
  • El manejo de tus extremidades.
  • Las expresiones de tu cara.
  • La postura de tu cuerpo.
  • La coherencia y pulcritud de tu apariencia.

TU IDENTIDAD VISUAL: LO QUE MOSTRÁS

Contempla los siguientes puntos:

  • Tu foto de perfil/marca,
  • Tu logo,
  • Tu slogan,
  • Tus tipografías (no mezcles más de 3),
  • Los elementos que representan tu marca (conocidos como misceláneas),
  • El estilo de tus fotos
  • Tu paleta de color en tus piezas gráficas y en tu vestimenta.

Te recomiendo elegir colores que te identifiquen, que estén alineados con tu estilo de personalidad y con tu mensaje. Estudialos para saber qué impacto generan en los consumidores. No elijas colores porque están de moda, usá colores en función de lo que querés trasmitir, no porque creas que a otro le funciona. Todos los colores funcionan en la medida que sean aplicados estratégica y conscientemente.

Acá también tenés que ser coherente: no podés salir un día con un color y otro con otro.

LA EXPERIENCIA DEL CLIENTE

Esto es lo que despertas en el cliente cuando está en contacto con tu marca.

Una forma de diferenciarte es ofrecer una experiencia que la competencia no tenga (por eso, siempre voy a insistir en estudiar tu mercado!)

La experiencia debe ser integral para tus clientes, y debe estar alineada con tu mensaje. Tu objetivo es que la promesa que haces con tu marca, se cumpla.

Por ejemplo, el proceso de compra es una experiencia: ¿Es fácil para tu cliente obtener tus productos?

La experiencia de tu cliente genera una narrativa (eso que dicen cuando vos no estás).

Brindar una experiencia extrañable a tus clientes implica que seas consistente, que mantengas determinados parámetros de calidad, que te enfoques en tener una actitud de servicio y en ofrecer solución a los problemas que tienen tus consumidores, constantemente, y darles una experiencia que puedan recordar, que valoren, que les sirva.

Esto, te prometo, garantiza la recomendación. Y por mucha estrategia de marketing que apliques, al boca en boca no hay con que darle!

NITIDEZ EN TU ESTRATEGIA DE MARCA

La estrategia implica definir las acciones que vas a llevar adelante para lograr tus objetivos, sobre todo, los comerciales. Porque el objetivo de toda marca es vender, pero sin branding, se complica mucho el objetivo de ventas.

Una estrategia nítida implica tener claros los siguientes puntos:

MISIÓN, VISIÓN Y OBJETIVOS

Tu misión responde a la pregunta, por qué haces lo que haces.

La misión no es la marca, pero si sienta las bases de tu marca. Es el punto de partida desde el cual intencionas tus acciones.

Tu visión tiene que ver con tu futuro, ¿cuál es tu línea del horizonte? ¿cómo querés ser reconocida de acá a 3/5 años?

La misión, la visión y los valores definen tu rumbo, tu cultura de marca.

Tus objetivos son los pasos que te van a llevar a lograr tu visión. Necesitas definir tus objetivos a corto y mediano plazo.

A medida que avanzas en el tiempo, tu visión puede modificarse, al igual que tus objetivos.

La clave es que los tengas claros para saber hacia dónde estás yendo y poder diseñar estrategias para cumplirlos.

NICHO DE MERCADO

El nicho de mercado es la porción de gente a la cual vas a dirigir tu comunicación.

Esta segmentación tiene que ser lo más detallada posible y contemplar, no solo los datos demográficos (sexo, edad, situación económica, ocupación, niveles de estudio, etc.), sino también sus gustos, deseos, necesidades y preferencias.

En serio, es importante que entiendas las preocupaciones de tu cliente para poder brindarle contenidos que le solucionen algún problema, que le diviertan, que le importen.

Este es el secreto de la interacción en redes sociales.

CONTENIDOS: PILARES Y SUBTEMAS

Una vez que definiste tu propósito (el tema central de tu cuenta de Instagram), y a quien vas a ayudar (tu nicho de mercado), deberías elegir 2 categorías de contenidos.

Los datos; que responden a información que vos dominas y que tu cliente valora. Es todo ese contenido educativo que te permite posicionarte como autoridad en tu tema.

Los ganchos son tus puntos de vista, que te hacen diferente. Te sirven para conectar y generar confianza, mostrando tu personalidad.

Una vez elijas tus categorías, elegí 2 temas educativos y 2 temas que te interesen a nivel personal para definir tus pilares de comunicación.

Veámoslo con el ejemplo de 2 diseñadoras:

Susana

Datos: Diseño y Comunicación

Gancho: Autoconocimiento y Liderazgo

Raquel

Datos: Diseño y Copywriting

Gancho: Literatura y Espiritualidad

Como verás, ambas tienen la misma profesión, pero se diferencian porque eligen temas educativos complementarios, pero distintos y personalizan su comunicación tocando diversos temas de interés.

Lo siguiente es elegir, mínimo, 2 subtemas para cada pilar.

Estos contenidos deberías compartirlos siguiendo la regla 70/30

Cada 10 publicaciones, 7 deben ser de datos y 3 de gancho.

PLANIFICACIÓN Y ACCIÓN

La planificación implica que pienses de antemano que vas a hacer, cuándo y cómo lo vas a hacer. Es la que te prepara para accionar.

Planificar te ayuda a crear mejores condiciones para tus acciones y a lograr mejores resultados.

POSICIONAMIENTO

Con todo esto ordenado, estás mucho más preparada para posicionarte.

El posicionamiento es el lugar que las marcas ocupan en la mente de los consumidores y es otro componente clave de la marca personal; porque las marcas, si bien están presentes en todos lados, como dije, solo existen en la mente de la gente.

Tiene que ver con preparar tu presentación en sociedad. En base a quién sos y a lo que ofreces, desarrollas tu identidad de marca en coherencia.

Preguntate: ¿Qué es lo que el consumidor entiende o asocia cuando piensa en tu marca?

Cómo querés ser percibida, que entiende el consumidor en su mente y cuáles son tus ventajas competitivas determinan ese lugar que vas a ocupar en la mente de tu potencial cliente.

El posicionamiento de tu marca es algo que co-creas con tu público y es clave porque vivimos en una sociedad sobrecomunicada y en un mercado hipercompetitivo.

Incluso la gente que te odia, o que no le gusta, también construye tu marca.

.

Todo estos temas bien definidos son el punto de partida para “brandear” tu Marca Personal.

ESTÁS LISTA PARA CREAR TU MARCA PERSONAL?

Descargate el Ebook con los 12 pasos para Crear tu Marca Personal!

.
Marca Personal para mujeres emprendedoras digitales