Desarrollo Personal

SER, LUEGO HACER

Estuve todo el finde culpándome por no tener ganas de hacer nada, acompañada por el clima, obvio. Reflexioné sobre el tema > viste que me encanta darle vueltas hasta que me cierra, así que te lo comparto:

Vivimos en un mundo en el que nos aplauden el hacer para obtener

Miden y valoran lo que haces en función de lo que podés obtener y, según lo que tenés, es quien sos. Tu ser se convierte, en algo definido por la sociedad en función de lo que sos capaz de obtener

En consecuencia, te sentís digna de ser cuando te reconocen y te aprueban los demás. (de hecho, es condición imprescindible para que se dé una relación laboral/comercial > alguien te paga porque reconoce y acepta lo que haces)

Peeero, en tu día a día, necesitas salir de esta lógica de hacer > ser; pensándolo al revés: ser > hacer

Es sentido común: es imposible que algo que no existe pueda accionar; primero tenés que ser, después hacer, solo en función de quien estés siendo

Cuando lo que hacés está vinculado con tu razón de ser, tenés un propósito y el sentido de lo que haces está alineado con tu esencia

Así es como, por ejemplo, podés vivir tu trabajo integrado con tu existencia y poner todo tu entusiasmo, creatividad y energía a disposición de eso que estés haciendo. Te empieza a pasar que no importa que es lo que tenés que hacer sino el significado que para vos tiene

No te digo que los resultados no son importantes, digo que obtener, desde este punto de vista, es el resultado infalible de lo que haces en función de quien sos

Para el resto de tu vida, permitite solo ser> decile a tu cargo de consciencia que estas respirando, o sea que estás haciendo, así que relájate y

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *