LETTERBOARDS

ESTILO

ESTILO_WEB2

Estilo no es moda. Las personas que se visten como dicta la moda (que es algo que todos podemos imitar) tienen un estilo cambiante de poca profundidad.
Como te sentís con tu propio cuerpo es el resultado de lo que estás siendo (imagen personal), lo que querés ser (imagen deseada) y lo que otros perciben de vos(imagen pública)
Tu cuerpo expresa tu ser y, cuanto más cerca de tus valores esté tu imagen externa, más equilibrada serás como persona.
El equilibrio entre tu interior y tu exterior determina tu identidad, que es la que da origen a tu estilo personal.
Podés vestirte, por ejemplo, según tu tipo de cuerpo, pero, así, lograrás resultados superficiales que responden a modelos de belleza estándar determinados por la sociedad.
Todo esto puede ser necesario (cuando te pasa, por ej. que te cuesta combinar colores y/o texturas) pero, si no entendés lo que está pasando en tu interior, podés caer en expresiones erradas de lo que realmente querés transmitir.

Tu estilo responde a tu necesidad básica de ser reconocida: como humano, naturalmente, vas por la vida buscando aceptación y amor del entorno. En consecuencia, todo lo que recibís del exterior refuerza tus características: si sos tímida, vas a ir por la vida buscando que el entorno te lo refuerce; por eso vas a actuar acentuando ese concepto de vos.
La manera en que te mostrás define como querés ser reconocida por el entorno, como querés ser validada y amada: todo tu entorno está compuesto por lo que te identifica (tu trabajo, tu hogar, tus amigos, la música que escuchas, lo que comes etc.), refleja cómo querés ser reconocida.

Todos comunicamos, todo el tiempo.

Hasta el que dice que no le importa la ropa, comunica. En consecuencia, todos tenemos un estilo que define nuestra imagen externa: es el recurso que usas (de forma consciente o no) para mostrarle al mundo lo que querés que vean, y tiene que ver con tu forma de pensar, de sentir, de hacer: de ser.

A nivel externo, los colores, el tipo de telas y ropas, incluso las macas que consumís hacen que tu closet coincida, o no, con tu forma de ser, te represente y atraiga lo que deseas.
A nivel interno, es un poco más complejo: tenés que hacer una introspección para entender como te comunicas con el entorno.
La clave de un estilo sostenible tiene que ver con la coherencia que surge del reflejo de tu imagen interna en tu imagen externa.

Para definir tu estilo, en primer lugar, podés pensarte un poco con preguntas tipo:

  • Para que me pongo lo que me pongo?
  • Que quiero lograr usando el outfit que elegí hoy?
  • Uso mi estilo para ocultar mi estado anímico?
  • Uso mi estilo para potenciar como me siento hoy?
  • Uso mi imagen externa para encajar?
  • Visto para mí o para otros?
  • Que me gustaría que me digan, si alguien tuviera que opinar acerca de cómo me veo hoy?

Si te cuesta mucho responder estas cuestiones, tenés, antes, que ser consciente de quién estás siendo: como estás pensando, como estás sintiendo, que actitud estás teniendo. Un buen punto de partida es definir que valores están presentes tu vida.

Como ser humano, tenés la capacidad de aprender y desaprender: luego de ser consciente de tus virtudes y dificultades, de superarte y modificar todos aquellos aspectos que te resulten disfuncionales, trascendiendo tu personalidad. Es importante que, como ser de cambio, entiendas que no podés definirte de forma determinante

Eso sería etiquetarte, y es limitante.

Todo en esta vida se transforma y, que así sea, es una genialidad que te obliga a hablar de vos en presente diciendo que “estoy siendo” en lugar de “soy”, ya que mañana mismo podés estar siendo de otra manera.

En segundo lugar, conviene definir qué, de todo eso, querés mostrar. Yo sugiero tener una imagen lo más auténtica posible; esto quiere decir: que tu exterior sea congruente con tu interior. De poco sirve ser una malhumorada antisocial y mostrarte como alguien simpático y alegre: se hace muy difícil sostener la imagen de eso que no sos.
Transmitís la información de tu interior a través de tu lenguaje (verbal y no verbal -corporalidad) y del uso de máscaras. Usas mascaras por miedo a ser rechazada, a ser juzgada, a exponerte. Cuanto más alejada está la máscara de lo que realmente sos, menos libre serás.
Identificarte con quien creés que sos te ubica en una posición estática que te roba la posibilidad de crecer y lograr una mejor versión de vos misma, que se acerque más a tu imagen deseada.

El estilo se puede desarrollar: la forma en que te mostrás habla del concepto que tenés de vos misma, de cuan feliz te sentís con él y de cómo lo usas para moverte en la vida y lograr tus objetivos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *